Vestida de nuevo

Un día se da cuenta uno, despues de mucho negarse, que la ropa que tiene puesta para la vida, a pesar de melancolías o nostalgias; no sirve para nada.
Esta mal puesta, no ayuda en la lucha. Se ensució irremediablemente y anda uno sin saberlo hasta medio desnudo, expuesto a las inclemencias diarias.
Lo antes era el ajuar perfecto ahora no es mas que un obstaculo rebelde con el cual solo se puede andar por atrechos.

Extraño el camino verdadero.  Los días llenos.
Me di cuenta tarde, pero me di cuenta.

Así que me desnudé una mañana y salí con el corazón en vitrina.  Me dejé vulnerable mecerme en las aguas.
Me queda algo todavía.

Volví sabiendo exactamente que nuevo atuendo quería. Me lo puse con una sonrisa en los labios.  Menos quejas más esperaza. Menos lágrimas, más risas.  Definitivamente, no más espera.   Eso se acabó.
Con gusto me fui adornando de accesorios distintos. Me enganché valor en las orejas, coraje me puse en ambas muñecas y con picardía me toqué los dedos.  Me retoqué sinceridad en los labios, honestidad en las mejillas. Guardé lo que consideré necesario de negación dentro de los zapatos.

Otra página en blanco.  Vamos a intentar de nuevo entonces.

Advertisements

I like comments as much as I like naps. And I LOVE naps.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s