De cada dia

El domingo el día estuvo precioso.
El mar estaba anticipando la lluvia de la semana, pero el cielo estaba claro azul, hizo brisa y la gente se ponía de buen humor estando afuera.
Hicimos la procesión de la Virgen del Carmelo, como todos los años, la preciosa se mecía peligrosamente en la popa de una embarcación en comparación diminuta. Tuvo una escolta de tres embarcaciones con globos amarillos y blancos y este año ninguno pudo llegar a la orilla, el oleaje mantuvo a los marítimos devotos y a la mama anclados.  Los que esperábamos en la orilla nos quedamos, precisamente esperando.  Después de muchos aplausos y gritos continuamos la procesión, teníamos otra imagen en tierra firme, al fin y al cabo eso de las imágenes que tanto a otros molesta es de lo más conveniente; puede sacar uno un Divino de la cartera en caso de emergencia emocional (los ojos del Divino curan de todo, desde nervios hasta el coraje más rabioso de la historia) y en este caso duplicar a la homenajeada para que no perder el itinerario.
El camino era largo, así que el paso fue lento desde el principio.  Los que transitaban las calles de una de las playas más concurridas de la isla, nos odiarían.  Pararon el tránsito en innumerables ocasiones para que pasáramos, con nuestra imagen de La del Carmelo al frente rodeada de claveles rojos y blancos.  Al menos desde ahí seguramente la Madre derramó incontables gracias a los que esperaban estancados en el tapón, dentro de sus carros… sin aire acondicionado.  Lo sé porque entre todas esas caras de personas desesperadas por llegar al mar o los bares costeros, (y a todos los vi a la cara, por cierto; me aseguré de mirarlos cuando pasaban justo a mi lado mientras yo recitaba con inusual ánimo los Padrenuestros y las Ave Marías, era mi forma de ministrar) pasó una señora en una de esas SUV’s del año, muy mona,  y cuando vio que estábamos rezando el rosario, bajó los cristales y empezó a rezar con nosotros  “…danos hoy nuestro pan de cada día”:  esa señora me hizo el día.

Advertisements

I like comments as much as I like naps. And I LOVE naps.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s