En la vida todo es un boomerang

Un hombre llevaba treinta y tantos años casado con su esposa. Habían criado sus trece hijos, todos se casaron y tuvieron su propia familia. La más pequeña de las hijas se caso a los diecinueve años con un muchacho que muy decentemente pidió su mano a en su casa y el padre de la muchacha le dio su bendición.

En unos años ese padre se fué de su casa, dejó a su esposa y los hijos más jovenes en su casa. Había conocido una mujer en la calle, y por ella hizo sus paquetes y dejaba a su familia. Se peleó con sus hijos, los dejó de buscar, pero los amaba.

Con el tiempo el amor que ataba los lazos paternales llamó a sus vástagos, y muchos de los trece hijos decidieron perdonar “aquel error del viejo” y atenderle con amor. La más joven de las hijas aún gozaba de el incondicional mimo del viejo, ese lugar especial que él guardaba sólo para “su rubia chiquita”. Pasaron los años y un día la hija mimada fue donde su viejo “me paso algo con mi esposo papi”. “que te hizo? Dime que te hizo, ese me las paga, dime!” “conoció a una mujer en la calle, hizo sus paquetes y me dejó sola con nuestros hijos” le dijo la hija con ojos de tristeza. El padre se quedo sin palabras. “Yo sí que soy la más que me parezco a mami”.

Advertisements

I like comments as much as I like naps. And I LOVE naps.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s